Una mirada a Cajamarca según cifras de INEI

Cajamarca en 1940, registraba una población censada de 494,412 habitantes. Al 2018 la población censada alcanza 1 341,012. De esta población, el 61,9% es población dependiente. Entiéndase por población dependiente a niños de 0 a 14 años y los adultos mayores de 65 años, frente a la población en edades entre 15 y 64 años. Si bien en 2007 la población dependiente era del orden del 70,6%, la caída con respecto al 2018 es únicamente del 8,7%, mientras que la reducción del periodo 1993 – 2007 fue del orden de 30,5%.
En Cajamarca existen 396,028 niños entre 0 a 14 años, los adultos mayores llegan a 160,521 y los jóvenes entre 15 y 29 años suman 311,122 habitantes. En el 2007 la edad promedio de los dependientes era de 23,9 años, en el 2017 la edad promedio es de 31,2. Estas cifras son elocuentes, explican el desempleo, es decir mientras que en el 2007 un joven podría dejar de depender de su familia a los 23 años, en el 2017 deja de depender en promedio a los 31 años. Cada vez a los jóvenes se les hace más difícil acceder a un empleo y dejar la dependencia.
En el departamento de Cajamarca el 95,4% de viviendas tienen la categoría de vivienda independiente, entiéndase como tal a aquellas viviendas con acceso independiente a la calle. De ellas el 75,5% de viviendas califica como propia o particular. En Cajamarca únicamente el 20,5% de viviendas propias tienen título de propiedad o se encuentra en trámite.
En el 2011, el porcentaje de viviendas tituladas alcanzaba el 63,3%. Observamos una regresión y mayor acceso a la informalidad predial, por lo tanto, cero posibilidades de acceso al mercado y al crédito de los propietarios de bienes inmuebles, pero también inseguridad jurídica en el mercado inmobiliario y el acceso a precios subvaluados por unidad inmobiliaria. El alto porcentaje de informalidad inmueble imposibilita la inversión en las viviendas, de hecho, al 2017 tenemos que el 33,4% cuenta con piso de cemento, el 13,6% con techo de concreto y el 19,8% de viviendas particulares cuenta con paredes exteriores o bloques de cemento.
En cuanto a servicios básicos el censo del 2017 arrojó las siguientes cifras: 320,980 (24.4%) pobladores no tienen agua en sus viviendas, esto implica que no tienen conexiones domiciliarias o pilón de uso público, 781,194 (59.5%) pobladores no tienen instalaciones sanitarias o desagüe y 239,314 (18.2%) pobladores carecen de alumbrado o energía eléctrica. Por ejemplo, en la provincia de Cajamarca los distritos con menos acceso al agua son: Baños del Inca (5,548), La Encañada (5,015) y Namora (2,849). Respecto del desagüe tenemos que las personas que carecen de este servicio ascienden a: en el distrito de Cajamarca 46,816; en Baños del Inca 20,980; en La Encañada 16,828 y en Namora 7,815.
En la provincia de San Miguel la carencia de agua, desagüe y alumbrado público es acentuado. En el distrito de San Gregorio el 99.8% de la población no tiene acceso a desagüe y el 72.1% no cuenta con agua en casa ni pilón comunal. En el distrito de Calquis el 62.4% carece de agua y el 97.7% carece del servicio de desagüe, en similar situación se encuentra el distrito de Niepos.
Un estudio realizado por el Instituto de regulación y finanzas y la Universidad ESAN sobre brecha de inversión en Cajamarca sostiene que la brecha en infraestructura en el sector transportes, educación, saneamiento y salud al 2018 llega a S/. 22,274 millones. En transporte vial requerimos invertir S/. 6,144.00 millones, de los cuales el 86.9% debe invertirse en red vecinal y 13.1% en vía departamental. Tenemos un déficit de S/. 1,120.00 en infraestructura educativa, de ello S/. 475 millones en construir nuevas instituciones educativas y S/. 645 millones en rehabilitar instituciones. ESAN estima que 11% de las instituciones educativas públicas requiere reparación completa.
En el sector saneamiento el déficit asciende a S/. 9,553 millones, de los cuales 23.6% se requiere derivar a la red de agua, el 65.9% al tendido de alcantarillado. ESAN calcula que en la región de Cajamarca más de 800 mil personas de las zonas rurales no tienen acceso a infraestructura educada para la eliminación de excretas.
En el sector salud el déficit es alarmante. Nos falta 1,732 camas para alcanzar la media nacional de 2.21 camas por cada 1,000 habitantes. Déficit en salud asciende a S/. 5,457 millones.
Los datos publicados por el INEI y el estudio elaborado por Instituto de regulación y finanzas y la Universidad ESAN se complementan y nos muestran una realidad ineludible. Provincias como Cutervo, Cajabamba, Celendín, San Marcos, San Miguel, San Pablo y Santa Cruz la pobreza llega a 66% – 76%, solo Cajamarca provincia y Jaén están por encima de la media nacional entre el 35% – 45%.

Fuente: Diario El Cumbe, Página 3



Deja un comentario